28.12.16

HYGGELIG JUL: NAVIDAD LEJOS DE CASA



Las fiestas lejos de casa no tienen que ser una depresión. Nosotros elegimos pasar navidad cenando con amigos. Un danés lo llamaría "en hyggelig jul", una navidad linda, o cozy. 









Preparamos camembert al horno, champignones rellenos, ensalada rusa, pollo a la miel y mostaza, morrones y ensalada. 









De postre hicimos aebleskiver con mermelada y azúcar. Había que hacer algo danés...




Gracias Caro y Tomi por pasarlo con nosotros 


Glædelig jul og godt nytår!
¡Felices fiestas!
🎄

20.12.16

NAVIDAD EN COPENHAGUE


Cada diciembre me encuentro soñando con Europa y los mercados navideños, las decoraciones y el frío. Este año puedo vivir todo eso como local y me pone muuuy feliz.
Para este post elegí tres mercados navideños para mostrarles, y contra toda lógica, empiezo con el mejor:

¡Tivoli!
El parque de diversiones más antiguo del mundo, en el que se inspiró Walt para crear Disney, no es un mercado navideño como cualquiera. Es un parque enorme que se decora según la temporada, y como me decía todo el mundo, es completamente mágico en navidad.













Æbleskiver, como pancakes pero redondos, y típicos para las fiestas.
Aparte de Tivoli, me encontré con el mercado de Nyhavn y el de Strøget.



LOS DETALLES EN ESTE HOTEL.






En todos se encuentran las cosas típicas de navidad, como gløgg (vino caliente con especias) y æbleskiver con mermelada y azúcar. También venden panchos, abrigos, golosinas y garrapiñada de almendra.





17.12.16

BRUSELAS POR UN DÍA


Bruselas, Bélgica.

Esta semana fuimos a Bruselas por un día para ver una banda. Por las pocas horas que teníamos para recorrer, creo que lo aprovechamos al máximo.





Desde que llegamos sentí que estaba en una mezcla de San Telmo y Palermo... pero con mucho más chocolate.



Herramientas de chocolate



El centro de la ciudad está lleno de chocolaterías que ofrecen muestras gratis, locales de miniaturas, casas de waffles, y más chocolaterías.





 
y lo más impresionante de todo: Grand Place, la plaza principal. Importante mirar para arriba.









Desde Grand Place agarramos para la derecha y subimos las escaleras de la estación central para llegar al Museo Magritte.

Palacio real

Museo de instrumentos musicales







Biblioteca real belga

Los murales de Tin Tin adornan la ciudad
De todos los museos, decidimos ir al de Magritte por el precio y porque muchos lo recomendaron. Es barato si sos menor de 25, si no el precio es igual a los demás museos. Pero vale la pena si te gusta este tipo de arte.




A la salida empezó a anochecer, y todavía teníamos que probar las famosas papas fritas belgas.






 Cayó la noche. Se iluminó toda la plaza principal y el árbol de navidad se veía todavía más increíble.




Infaltable el waffle belga.






En un momento se apagaron todas las luces y me asusté, porque aparte justo habían llegado unos gendarmes a dar vueltas por la plaza. Pensé cualquier cosa, pero al final empezó un show de luces y música navideña.
Con esta imagen nos fuimos al recital, que estuvo buenísimo y valió la pena pasar 30 horas sin dormir.