20.7.15

CÓMO ENGORDAR EN BUENOS AIRES, ¡CON PASOS SIMPLES!

Engordar nunca fue tan fácil. Con estas opciones vas a recuperar lo que perdiste después de navidad. Garantizado.



Medialunas de manteca de Guber


Cuando iba a la facultad descubrí que las medialunas que más me gustan son las de manteca, pero llenas de almíbar. Las de Guber son así, húmedas y esponjosas y muuy dulces. Ahora tienen varias sucursales, así que no hay excusa para no probarlas. $5,50 cada una, y es por algo.







 

Medialunas dulces de Comacchio

Comacchio es un restaurant en la esquina de Nazca y Gaona, en Flores. Tiene todo tipo de comidas y buenas pastas, pero sobre todo, medialunas. Diría que son como las de Guber, porque también son húmedas y muy dulces, y lo mejor es que a veces te las dan calentitas. Si "robás" una galletita de las que vienen con el café vas a entrar a mi mundo, donde existen preguntas como "¿por qué no me venden todas esas galletitas del café sin que tenga que pedir café?"








El apple crumble de Pani


Conocí Pani a través de comentarios de muchos conocidos. De repente todos iban a comer ahí. Creo que se hicieron famosos por su porción de cheesecake con oreo gigante. Es muy muy grande en serio. Al comparar experiencias, me enteré que el local de Palermo es más barato que el de Recoleta. Igual el de Recoleta es lindo para una salida de domingo, para pasear por el cementerio o el shopping, o ir al cine. Suele haber lista de espera, pero no tarda mucho.
Descubrí que tienen té frío bien hecho. Recomiendo el Tealosophy de green apple o el de earl gray. Las croissants son posta, no son medialunas normales, y el waffle, aunque sea de esos blanditos, también está bueno. También el scon de queso, y nuestra nueva estrella: el apple crumble.
No es una porción, es un apple crumble entero para vos. Es enorme, y es para compartir aunque no lo quieras compartir. El crumble de arriba es suavecito y crocante, y la parte de manzana es el clásico sabor a tarta de manzana. El lugar está decorado muy lindo, y se ve ideal para un "afternoon tea" de chicas. La mesa grande siempre está llena de chicas festejando. Me quedó pendiente probar el Oregon Chai frappé, el cinnamon bun que nunca tienen, y el pain au nutella. Si Pani no es engordador, ¿qué es?
También tienen bagels de salmón, ensaladas, y muchas más comidas que aún no probé.







Los wraps y hamburguesas de La Cresta


La Cresta merece un post entero para ellos solos. Es una rotisería que queda en Almagro. Les fue tan bien que tuvieron que abrir otro local, están llenos de gente todo el tiempo. Ahora pusieron uno en San Telmo. Antes te atendían los dueños personalmente, Samanta y Stuart. Está buenísimo ver que les vaya tan bien porque se lo merecen. Todo lo que hacen es riquísimo y abundante. Si pedís papas te las sirven en un envase de plástico que no se puede ni cerrar. Lo envuelven en film para que no se te caiga todo. Caen lágrimas de emoción.
El guacamole es el mejor que probé, y son tan tiernos que una vez le dije a mi novio que quería probar los frijoles con salsa, pero no quería pedir eso, y Samanta me escuchó y me dio para probar con unos nachos caseros.
Hay wraps y hamburguesas con mezcla de sabores y especias que no encontrás en otro lugar, como una hamburguesa con salsa de ciruela y chilli. El pan es casero, y también venden pan de queso.
Un wrap te sale lo mismo que un combo en Burger o Mc, y vas a ser más feliz. También podés pedir hummus, baba ganush, guacamole, ensalada de papa, o el especial del día que siempre es algo nuevo. Hace poco empezaron a hacer postres. Probamos el apple crumble, que es un poco caro por el tamaño, pero cuando lo comés te olvidás de la plata y del mundo entero. Tengo un amigo que literalmente se quedó sin palabras cuando probó La Cresta. Si ya probaste, espero que mis palabras representen lo que sentiste. 


Hamburguesa TLC

EL GUACAMOLE. Wraps de BBQ y de pollo caesar





 

Ølsen

Me recomendaron este lugar por ser escandinavo, pero no es escandinavo. Tienen buenas opciones de brunch, aunque el menú es un poco complicado, y está bueno ir de a muchos. Me gusta Ølsen porque sus waffles son riquísimos (¡aunque no son crocantes!) y si les agregás miel, más; porque sus papas Ølsen son lo mejor del menú (ver foto); porque te dan teteras lindas de vidrio; porque las tostadas parecen caseras y tienen buenas mermeladas para acompañarlas; porque tienen buena atención y el lugar te da ganas de que sea tu casa, sacar las mesas, agregar una tele y tirarte en el sillón al lado del fuego. Si vas, pedí croissants, pedí el waffle, huevos revueltos y las papas Ølsen, y vas a entender por qué digo que estar bueno ir de a muchos.










 

Buenos Aires market

Un fin de semana por mes se hace Buenos Aires market en diferentes plazas de la ciudad. Es un festival de comida y productos. En cuanto a mercados le pasa el trapo a Masticar, que es pago y más complicado. Masticar tiene lugares de comida más gourmet, pero para mí el market tiene todo lo que necesito. Además de comida y bebidas venden especias, té, productos para cocinar, y promocionan muchas cosas. Podés encontrar jugos y licuados con muchos sabores, facturas, chocolates, yogur helado y comida a buen precio.
 







The Oldest

Lo que hace genial a The Oldest para mí, es que ofrecen tragos sin alcohol. Va a haber un post sobre eso pronto, así que no quiero contar mucho. Además me gusta porque te dan pochoclo con los tragos, y siempre que den algo gratis, y siempre que den pochoclo van a tener mi corazón. Los tragos son gigantes, igual que las hamburguesas. Hay uno en Colegiales y otro en Caballito. Los dos locales son lindos y tienen buena atención. Está bueno para ir a festejar y brindar con hamburguesas con panceta (perdón a los vegetarianos).






 

Crepes de Viva la Crépe

Un día tenía que ir al centro, y gracias a Google Maps, mientras veía bien la dirección de donde tenía que ir, vi qué había alrededor. Me saltó un lugar llamado "Viva la Crépe", que no conocía. Nunca había comido crepes franceses en Buenos Aires. Son un poco más gruesos que nuestros panqueques. Fuimos y probamos el de nutella con frutillas, el de manzana caramelizada con canela, y el de nutella solo. Tienen opciones dulces y saladas, así que la próxima vez que estés por Florida y Lavalle sin saber qué comer, ¡pasá a probarlos!








 



Le Pain Quotidien

Hice un post entero sobre LPQ acá, pero volví para probar más cosas, y me voló la cabeza el croque monsieur. Tenía que agregarlo a esta lista. Es un tostado de jamón y queso con pan casero, y mucho mucho queso derretido. Yo pedí el waffle belga con frutas, pero es el tipo de waffle blando que no me gusta. Estaba rico igual, lleno de frutas, pero yo quería el waffle belga en serio que había visto en fotos que subieron ellos.




 


Pochoclo callejero en Flores

El mejor pochoclo es el que venden en la calle sobre Rivadavia, entre Rivera Indarte y Membrillar. Se siente el olor en toda la cuadra. Solía ir hasta allá especialmente para comprarlo, y me di cuenta que no era la única cuando una amiga puso en Facebook que pensaba tomarse un colectivo para ir a comprar pochoclo ahí. Volví a comprar especialmente para darles una opinión actual, y sigue siendo tan genial como hace 8 años. Ya no sale 6 pesos, sale 30, pero te da tanto que no le entra en la bolsita de pochoclo, así que la tira en una bolsa de plástico. El puesto que digo es el que está en la puerta de La Casa del Audio. Hay otro en frente, pero este tipo está hace 28 años. ¡Por muchos más!


Son dos señores. Este vende garrapiñada y manzana acaramelada.







Parrilla El Mosquito

Papas fritas. Mousse de chocolate. La cuenta.
Es una parrilla, tienen todo lo que encontrás en una parrilla, pero las papas son lo mejor de lo mejor.



PATATAS POR MILLONES, Y EL TÍO MOE TE ADMIRA MIENTRAS TE LAS COMES



Pizza de Kentucky
Hay discusiones que nunca se terminan, y menos cuando tenemos tantas pizzerías increíbles en Capital. Güerrín vs El cuartito vs Las cuartetas vs La Rey vs Imperio vs La Mezzeta... etc, etc, etc. Para mí la ganadora siempre es Kentucky. No me maten, es mi opinión. Es la única pizzería que me hace caminar 8 cuadras de noche por una zona horrible porque me dio antojo de pizza. No camino 8 cuadras de noche por una zona horrible por cualquier pizza. Ah, pero Kentucky.
Además hay una tradición legendaria (?). Hace un par de años que pasamos la noche del 31 de diciembre en lo de mi amigo el Tano, y a la mañana del primero de enero vamos a Kentucky a desayunar. Y si no es año nuevo también, siempre que haya un Kentucky y tengamos hambre a 7 AM vamos a ir. Esa es la ley primera. Eso sí, si como pizza a esa hora muero, así que suelo pedir facturas para después arrepentirme mientras los demás comen. 





Me divierte ver como cortan la pizza.
 

 



Tostadas francesas caseras

Mis antojos se deben a que miro mucho Buzzfeed y otras páginas y videos de comida. Un día me desperté y quería comer tostadas francesas (french toast). Me fijé en internet, y aunque todas las recetas decían que hay que usar pan viejo y grueso para que salgan bien, las hice igual con pan lactal fino. No tenía otro, y no iba a ir a comprar pan viejo.
Encontré muchas recetas, pero la hice bien básica:

Las rodajas de pan que quieras (hice 3 para mí)
1 huevo
poquito de leche
canela en polvo
esencia de vainilla
manteca para cocinarlos
opcional para decorar: azúcar y jarabe de maple/miel/agave/salsa de chocolate, frutas

Calentás una sartén con un poco de manteca.
Mientras, en un bowl chico batís huevo, leche, canela y vainilla.
En un plato playo volcás esta mezcla, mojás cada rodaja de pan y la apoyás en la sartén. Si está bien caliente se hace rápido y se tuesta cada lado, y adentro queda suave. Podés decorar con frutas, salsa, azúcar impalpable, lo que se te ocurra. 

Si sabés de algún lugar que haga tostadas francesas, chiflame.





Chocotorta casera: si la cocina no te queda hecha un desastre, te salió mal.

La chocotorta es ese postre que cocina cualquiera desde chiquito, que siempre está en los cumpleaños, y que no lleva nada de tiempo pero todos aman. Tengo recuerdos de hacerla con mis amiguitas cuando era pequeña, y es genial porque no necesitás ayuda. Siempre fue razón suficiente para juntarnos con amigas, "cocinar" una chocotorta. Lo que odio es que a veces llaman chocotorta a la torta de chocolate. NO ES ASÍ.
La chocotorta real es la torta de Chocolinas. Me parece tan nuestra que cuando vino una amiga de España la invité a casa a enseñarle cómo hacerla.

Esta es mi versión de Chocotorta de viernes a la noche, o sea para una o dos personas:
2 paquetes de Chocolinas
1 pote de Casancrem
1 pote de dulce de leche (Sancor o algún otro blando y para nada light)
4 cucharadas de café (algunos lo hacen con leche o con chocolatada, pero me gusta con café)

Primero preparás el café en un bowl chico, 4 cucharadas y agua fría.
Preparás también la "salsa" de Casancrem y dulce de leche. No hay reglas, pero si tiene más Casancrem que DDL es más fácil de usar. Un par de cucharadas de cada uno y mezclás.
Paso 1. Mojás las chocolinas y las vas apoyando en un plato o tupper.
Paso 2. Pasás la mezcla de Casancrem y DDL por encima con una espátula o cuchara.
Después repetís paso 1 y 2 todas las veces que quieras hasta que se te acaben las galletitas, o eternamente.
Probé varias formas de decorarla por encima, pero ninguna me convence, así que le tiro migas de Chocolina y listo, a la heladera.








Dejame un comentario acá o en las redes sociales y contame cuál es tu lugar preferido en Buenos Aires, o tu comida preferida, y por qué.
Ya sabemos que tu comida preferida son las milanesas de tu mamá/abuela, pero si lo mencionás vamos a pelearnos porque yo te voy a decir que mi mamá hace las mejores milanesas, y es una discusión sin fin.


¡Gracias por leer!

Canderlust

x

|| Me podés encontrar en Facebook, Twitter, Instagram, Youtube, Google+ y Pinterest ||

Entrá acá para ver el post anterior.