25.6.15

BUENOS AIRES DESDE ARRIBA: HOTEL PANAMERICANO

 

Es la primera vez que me entero a tiempo para ir a un mirador de Buenos Aires. No hay muchos, y la mayoría son con visitas guiadas organizadas por la Dirección de Patrimonio e Instituto Histórico, pero son gratis.

En la página de la Agenda Cultural ponen cada 15 días las visitas disponibles, y una dirección de mail a la que te tenés que inscribir. Se supone que te tienen que mandar una confirmación, y se supone que si no la tenés no deberías ir, pero no todos los que se inscriben van, y el mundo nos acostumbró a que aunque no te respondan, puede que esté tu nombre en la lista. Yo había mandado un mail diciendo que me inscribía a la del Hotel Panamericano y nunca me respondieron. Si no te responden es porque se llenó el cupo (suelen ser unas 20 personas). Fui igual, porque no sabía, y el guía nos dijo que los que no habíamos recibido confirmación podíamos quedarnos y ver qué onda. Si la mitad de la gente de su lista no aparecía, iba a haber lugar. En total fuimos alrededor de 22 y nos dejó subir a todos. Nos dio un folleto con imágenes del skyline de la ciudad vista desde el Panamericano, donde una flecha indicaba el nombre de cada edificio. La visita dura una hora y media y es muy interesante. No se puede acceder al piso 23 sin guía porque es un spa. Podés pagar el servicio de spa que va desde los 400 pesos según escuché.
Eso sí, en el spa hace muchísimo calor. Hay que tenerlo en cuenta porque estás mucho tiempo ahí arriba.


La vista es increíble. Hace mucho que quería conocerlo porque no logro entender cómo una ciudad con tantos edificios no tiene acceso libre a vistas así, especialmente para turistas, como tiene Nueva York y la mayoría de las principales ciudades europeas.
Ideal ir con un día tan lindo como me tocó a mí. 
Esta vista es del lado izquierdo del spa, donde se ve el famoso edificio del Ministerio de Salud (donde está Evita al costado), las torres del Intercontinental, la Legislatura, el Obelisco, el Palacio Barolo, la Torre Espacial y el Congreso, entre otros.
El guía va explicando cómo surgió cada edificio, un poco de la historia, y qué hay en cada parte de la ciudad.
  



Desde el lado derecho del spa se ve la otra parte de la ciudad, y en este caso, como ya estaba por bajar el sol, se ve el atardecer que opaca toda la vista de la Avenida 9 de Julio.
Desde acá se ve el edificio Le Parc, la Torre Alvear, la Embajada de Francia, el edificio Mihanovich, la Torre Pirelli y el edificio Kavanagh, entre otros.


 



Si fuera por mí, me quedaría horas mirando la ciudad desde arriba hasta que anochece y vuelve a amanecer. Es muy lindo verla desde otro ángulo. 
Los otros miradores que se pueden conocer son:
- La basílica Santa Rosa de Lima.

- Galería Güemes.
- El A.C.A
- El Palacio Barolo.
- El Centro Cultural Kirchner.
- La Torre Espacial.

Gracias por leer, y si van a alguno de estos miradores mándenme fotos a canderlust@gmail.com, o me pueden etiquetar en Instagram o Twitter.

x



[fotos sacadas con LG G2]



22.6.15

EL DÍA DEL PADRE EN LPQ

Hace tiempo que Le Pain Quotidien se instaló en Buenos Aires, y después de haberlo probado en Estados Unidos, tenía ganas de conocerlo.
Aprovechamos el Día del Padre para ir en familia y probar el famoso brunch.
La persona que maneja el instagram de LPQ me recomendó el de Palermo por su patio verde, así que fuimos a ese. Esta sucursal, como las otras seguramente, es muy linda, amplia y cálida.
Apenas entrás ves todos los panes y pastelería en venta, y podés comprar bebidas para llevar. También venden sus mermeladas orgánicas, té HRD y miel.


Mi amado roll de canela, mucho más barato que en Starbucks.











No toman reservas, pero por suerte no tuvimos que esperar mucho para conseguir mesa. Además tienen mesa comunal para no sentirse solo si vas solo.

Nuestro pedido:

- Un brunch para compartir: es para dos, y viene con dos bebidas calientes, dos jugos, panes con mermelada orgánica (nos tocó una de higo y una de kiwi), manteca, dulce de leche, miel y jarabe de Agave. Además vienen dos mini parfait de yogur con fruta, salmón, langostinos y guacamole. Podés cambiar estos últimos tres por quesos y jamón. Además, un pain au chocolat (me encanta decirlo y hacerme la que hablo francés), y dos huevos pasados por agua con distintos panes. 
- Más huevo pasado por agua.
- Té verde con maracuyá.
- Té earl gray.
- Jugo de naranja y zanahoria.
- Jugo de naranja.
- Brioche con salmón ahumado, queso crema y alcaparras en un pan casero.
- Baguette catalana con tomate y aceite de oliva.
- Croissant, porque es la verdadera croissant.
- Croissant con jamón y queso.

Me quedé con ganas de probar el waffle belga con frutas, porque en la foto se ve crocante, pero me suelo llevar decepciones cuando pido waffles. Siempre los preparan blandos y finitos, y no son así, ¡menos los belgas! Será la próxima.

Estuvo todo riquísimo y no nos pareció caro para la cantidad de comida. Habíamos estimado $150 por persona y costó menos que eso.
No está demás decir que quiero probar el resto del menú y todos sus panes, y eso sí va a salir caro... para el bolsillo y para la salud.




 
Té verde con maracuyá en estas tazas/bowl bien Friends.


El brunch para compartir

Baguette catalana

El huevo pasado por agua con panes

Aprecio cuando ponen ganchos para carteras en las mesas. Los necesitamos.



Esa fue toda la comida en las instalaciones de LPQ.
Aún hay máááás. Pero primero admiremos la vista de Costanera Norte.



A la tarde teníamos un "¿teanner?"... "¿dunch?"... "¿Merienda con más comida de la necesaria?"
Como sea, no existe el nombre todavía.
Para esta merienda compramos algunas cosas en LPQ y otras en Augustus, una panadería en Almagro que se remodeló y está más linda que nunca. (Me pueden decir que pare con las referencias a cine y TV).

Antes de salir de LPQ compramos un roll de canela, dos scones de queso, dos croissants, una baguette, y un pan de chocolate. Recreamos caseramente la salsa de tomate que venía con la baguette y la servimos igual, y una croissant la calentamos con queso cremoso.
De Augustus llevamos medialunas de grasa y manteca, otras facturas y sanguchitos de miga.
Servimos todo con té earl gray de Twinings (el mejor earl gray), alfajorcitos que hizo la abuela de mi novio, y galletitas caseras que hice con mi mamá en forma de corazón.

Augustus. Me encanta cómo quedó.












La merienda:








¡Gracias por leer!
Y feliz día a todos los padres.


Acordate que podés seguir a Canderlust en Instagram, Twitter y Youtube


x



8.6.15

CÓMO ENGORDAR EN NYC: PARTE 2

Sugar & Plumm

Primero quería agradecerles la buena recepción de la primera parte de este post.
Sé que les di hambre, ¡pero para eso estoy!

Bebidas

Hoy empezamos con bebidas, entre las cuales está mi preferida en todo el planeta y las galaxias: iced tea. Y va en inglés porque no todos saben lo que es en español. Cuando abrió Subway en Buenos Aires vi que había "té frío" en el menú, así que lo pedí. 25 pesos por un vasito de plástico con agua fría y un saquito de Green Hills aparte, cerrado. Por suerte fue hace mucho y ahora hasta se vende en los kioskos (gracias Coca Cola por traer Fuze Tea).

En fin, mi iced tea preferido solía ser el de Lipton Mango. Como es imposible de conseguir empecé a probar otros, y así conocí Snapple y mi mundo se iluminó (¿exagero?). El Snapple de durazno es lo mejor que me pasó. También tienen otros sabores, limonadas y jugos. El jugo de uva está muy bueno.



Te frío Lipton y Gold Peak de té verde:



- Limonada Hubert's.
- Jugo de manzana con frambuesa Red Jacket: increíble.
- Gaseosa de cereza negra Dr. Brown's
- Licuado en botella Naked de naranja y zanahoria. Tienen muchísimos sabores y son todos muy ricos, pero están llenos de azúcar.




También tienen cosas extrañas como agua en cartón, que tiene el mismo sabor pero contamina menos, y mate frío Guayakí. No entiendo cómo todavía no se vende una bebida en botella hecha de mate en Argentina, pero bueno. No lo probé, espero comentarios!




Mercados deli

Hay muchas definiciones de qué es un "deli", y están las oficiales, y lo que la gente cree que es. Mi definición, según lo que viví, es que es como un supermercado chino (atendido por chinos o hindués en su mayoría), con muchas opciones de desayuno y comidas. Abren las 24 horas, y tienen quesos y fiambres para hacerte un sándwich como vos lo pidas. También hay jugos caseros, licuados y té frío, café, té caliente, yogur con granola, y cocinan hamburguesas y huevos revueltos. Básicamente es el cielo, tenés de todo. En el caso de PATH food & deli, cerca de la estación PATH (Port Authority of NY & NJ), hay todo lo que nombré, y además tienen un mercado al fondo con comida por peso, productos que podrías necesitar en tu casa, fruta fresca, flores, y mesas para sentarte a comer. Con lugares como estos no es difícil comer sano y barato.
Desayuné más de una vez el bagel con queso crema y jamón y te lo llenan hasta que revienta. Sale alrededor de 3 dólares y lo podés compartir.

En otro deli, en la zona de Chelsea, probé un gran burrito llamado "California burrito". No tengo el nombre del lugar, pero está en el menú de muchos. Este lo sirven con pickles y papas fritas de bolsa. 





Free Tours by Foot (www.freetoursbyfoot.com)

No soy como esos turistas que hacen todo lo que hacen los demás, y compran la misma excursión carísima sin siquiera buscar las opciones que hay. Todo lo contrario. Por investigar encontré esta página que organiza tours gratuitos a colaboración en diferentes ciudades del mundo. Fui a tres, y quería ir a más pero no me dio el tiempo. Tienen muchas opciones en cada barrio y para cada cosa, como tours para ver los graffitis en Brooklyn, o el arte en los subtes. Tuve buenísimos guías en todos los que fui: el tour de Harlem, un día que llovía muchísimo; el "Greenwich Village ghost tour", donde te llevan por el barrio mientras te cuentan historias de fantasmas y leyendas (spoiler: Washington Square Park es un cementerio de víctimas de la fiebre amarilla!); y el "Greenwich Village food tour", con la guía Catherine que es una genia. En este último conocí las joyas de Nueva York, muchas de las que ni había escuchado hablar.

Arancini de Faicco's

Un dólar cada una, y son grandes. Riquísimas croquetas con arroz, queso y especias.



Bantam Bagels 

Mini bagels de muchísimos sabores distintos. Hay dulces y salados. Pedí uno solo, el original, porque ya no podía más. Volvería a probar todos. El truco para comerlos es morder primero la parte del agujerito por donde los rellenan. 





Artichoke pizza

Pizza de alcaucil. Según nos contó Catherine, dos primos abrieron esta pizzería con su receta especial de salsa de alcaucil. Nadie la pudo descubrir todavía, y hasta la venden al público. La pizza está buenísima, y tiene sabor como a espinaca, pero muy suave. Como era un tour comimos una porción muy finita, pero es para volver.






Sugar & Plumm


Nuestra última parada era un lugar de dulces, donde podés conseguir chocolate caliente, helado, yogur helado, café o té, y su especialidad: macaroons. Son como alfajorcitos de pasta de almendras, rellenos de distintos sabores. Los de la foto son de frutilla con amapola, y salted caramel. 





Bleecker Street pizza

Un clásico. Dirán que es genial, pero nada como nuestra pizza.



Alice's Tea Cup

Agradezco a Annie por subir fotos de este lugar tan lindo cuando fue con su nena a tomar el té. Es como entrar en un cuento. Me parece ideal para ir con chiquitos, pero había gente grande igual. Entre esa gente estaba Cobie Smulders, la actriz que hacía de Robin en How I Met Your Mother. Estaba con su hija tomando el té completo con sanguchitos y masitas.
Me pedí un té con hierbas y un scone de buttermilk con crema y mermelada.






Yogur helado ("froyo")


Lo probé por primera vez en Buenos Aires, en Frenzy, que ya no existe más. Había escuchado mucho sobre el yogur helado y me encantó. Es más suave que el helado, se supone que más sano, y tiene muchos sabores y toppings. Frenzy era lo más auténtico que vi, y cerraron. Hubo otros que no tenían más que de un sabor, y también cerraron, y que yo sepa quedan pocos: uno en Plaza Armenia, uno que va a los Buenos Aires Market, y el del Abasto. Y ninguno de estos tiene más de un sabor de yogur helado. 
En NYC probé muchos lugares, pero todos tienen la misma onda. Te dan un envase y vos te servís. Podés pedir hasta 3 mini vasitos para probar sabores, y te encontrás con unos raros como cheesecake, lemon pie, dulce de leche, oreo, red velvet, frutas, y mucho más. Los toppings pueden ser galletitas, golosinas, chips de chocolate, fruta, cereal, salsas, todo a tu elección. Después te lo pesan y pagás por el peso total.
El lugar que más me gustó es 16 Handles porque te dan una tarjeta para acumular puntos con cada compra, y te podés llevar la cuchara de plástico que dura un montón. La otra foto es de Yogurtland que también es genial. Son todos muy parecidos.



Starbucks

Ayuda el hecho de que está en todos lados, pero aparte tienen mucha variedad, y sus bebidas calientes sin café son lo mejor para mí que no me gusta.
Una mañana me desperté muy temprano, pasé por un Starbucks y me fui a desayunar a Times Square a las 7 de la mañana. No había nadie, tengo pruebas.
Me compré un "protein bistro box", con pan, queso, huevo duro y frutas con mantequilla de maní. 
Otro día me pedí un "salted caramel hot chocolate", lo mejor que podés pedir! Acá no tenemos salted caramel, que yo sepa, pero tenemos avellana y toffee, que les dan mucho sabor también. Lo pedí con un croissant.
La última foto es de un chocolate caliente normal.
Times Square sin vida a las 7 de la mañana



Nunca viste una bebida tan sexy

Big Gay Ice Cream


Según los fundadores, una pareja gay, el nombre se refiere a su orientación y a la definición que significa "feliz". Lo gracioso es que está cerca de la calle Gay, nombrada por un hombre con ese apellido, pero no tiene nada que ver.
Hace unos meses vi un programa en TLC donde probaban los mejores helados con bacon en NYC. Aparecía esta heladería con su sándwich de helado con pedacitos de bacon. Antes de viajar les escribí por Facebook, les dije que quería ir para probar su helado con bacon, y me respondieron que hace 3 años que no lo hacen. No crean lo que ven en la tele.

Fui igual y probé el sabor del día: brownie batter. Muy rico helado, suave y con sabor a masa para hacer brownies. Lo pedí en un cono con granas de colores.






Serendipity

Nunca vi la película con el mismo nombre, ni sé cuánto tiene que ver con el restaurant, pero sé que muchos van por eso. Yo fui porque había escuchado hablar del chocolate caliente, y lo tenía que probar un día que hiciera frío.
Después de una hermosa tarde en Roosevelt Island (ya van a ver fotos), fui a Serendipity a probar el chocolate. Pedí el que tenía naranja rallada y me gustó mucho. El lugar es muy lindo y venden tazas enormes. Me compré una que tiene la definición de "serendipity" (serendipia), una de las palabras con definiciones más lindas para mí: descubrimiento o hallazgo realizado por accidente, casualidad, inesperado y afortunado, de cosas que no se están buscando ni investigando, pero que son la solución para otro problema que se tenía. También conocido como "carambola". 



Hot chocolate normal. Su especialidad es el frozen hot chocolate.

Neil's Coffee Shop

Una tarde iba caminando por la avenida Lexington, quería merendar waffles y no tenía mucha batería en el celular para buscar dónde había por la zona. Pensaba que quería ir a un diner porque hacen buenos pancakes y waffles. De repente me encuentro con Neil's Coffee Shop, un restaurant clásico donde podés pedir todo eso que quería. Pedí un waffle con frutillas y jarabe de maple, y un chocolate caliente. Sería muy feliz si todas mis tardes fueran así.




The Bakeshop by Woops

Williamsburg es el barrio hipster de Brooklyn, por lo que todos los bares y tiendas están bien decorados. Pasamos por una cafetería hermosa y probé por primera vez el chai latte. No me gusta la idea de mezclar leche con agua (jamás tomé té con leche), pero me encantó el chai. De ahí en más lo pedí en muchos lugares, esperando lo mismo. El de Bakeshop by Woops es muy rico, y además venden macaroons. Todas las fotos salen lindas ahí.







Five Guys

OH MY GOODNESS, OH MY DAYUM
Admito que conocí Five Guys por el señor que hacía reviews en Youtube, que terminó siendo una canción viral (https://www.youtube.com/watch?v=DcJFdCmN98s).
Probé la hamburguesa y las papas, y fueron exactamente como las describe en la canción. Estados Unidos se lleva el premio a la mejor hamburguesa con Five Guys (y Whataburger de Texas les da pelea).
Vienen muchísimas papas fritas.





Broadway Bites

En Broadway y 33rd hay un festival de comida varias veces al año, actualmente abierto hasta el 26 de julio por el verano. Los mercados al aire libre son lo mejor, hay muchas opciones.








Wafels & Dinges

En Herald Square y Bryant Park hay puestos de Wafels & Dinges donde venden waffles con diferentes salsas. Hacían con dulce de leche, y pregunté si era argentino y me dijeron que sí, pero igual pedí con nutella y crema.


Spyglass Rooftop bar

Si hay algo que tenés que hacer en NYC es aprovechar los bares en las terrazas. Este bar queda en el piso 22 del Archer Hotel, y tiene vista a la ciudad y especialmente al Empire State. Solo para mayores de 21, y hay tragos sin alcohol. Es caro, pero es un lindo bar con vista, y vale la pena una vez. El mojito virgen es muy rico. Mejor ir cuando no está nublado.




Extras:

Pochoclo en Coney Island / en bolsa.

Nota mental: El pochoclo para ellos es salado.
También podés comprar bolsa de pochoclo con muchos sabores, dulces y salados.
La bolsa de la foto es pochoclo dulce bañado en chocolate. Gran invento.




Nutella & Go

Palitos dulces con Nutella. Porque, ¿por qué no?
En cualquier drugstore.


Lucky Charms y Cinnamon Toast Crunch

El desayuno es lo más importante del día, ¿no?
No tengo problema en desayunar azúcar puro, total NYC te hace caminar.
Lucky Charms trae malvaviscos (marshmallows), y el Cinnamon Toast Crunch es cereal con sabor a canela dulce, crocante y perfecto. Ahora saben cuál es mi cereal preferido.
Heart of Tea es té frío. Este es de granada con naranja. 





Y por último, no dejar de probar:

Pretzels bañados en chocolate

Suena raro, pero están buenísimos. Se consiguen en muchos lugares.



S'more:

"Alfajor" casero de galletita y malvavisco derretido. Se consiguen en festivales y supongo que en casas de dulces. Es típico de las fogatas en Estados Unidos, lo habrás visto en alguna película. Este lo conseguí en el festival de Sleepy Hollow, al norte de Manhattan.



El post más largo hasta ahora... así que gracias por leer!

Seguime en Instagram y Twitter para enterarte cuando sale un nuevo post:

www.instagram.com/canderlust
www.twitter.com/canderlust 

Agradezco comentarios, que compartan y que le cuenten a sus amigos.
 

x

[fotos sacadas con Moto X / LG G2 / Canon SX50 hs]